GENJI MONOGATARI, DE MURASAKI SHIKIBU

El artículo de hoy está dedicado al Genji Monogatari源氏物語, uno de los libros más importantes de la cultura japonesa. Fue escrito en el período Heian 平安時代 (794 – 1185) y, aunque la obra no estaba firmada, se atribuye la autoría a Murasaki Shikibu Nikki紫式部日記 debido a una referencia encontrada en su diario personal, donde contaba que estaba componiendo esta obra. Genji Monogatari, literalmente “La novela de Genji”, se considera hoy en día la novela más antigua de Japón e incluso la primera novela de la época moderna en el mundo.

Imagen 1: Libro de Genji Monogatari

El autor: Murasaki Shikibu

Murasaki Shikibu vivió entre el 978 y el 1014 (aunque no se sabe con exactitud), durante el reinado de la dinastía Heian. Fue una escritora, cortesana (mujer que vivía en la corte o estaba relacionada con ella) japonesa y poetisa. Su padre era Fujiwara no Tametoki 藤原 為時, un funcionario que pertenecía a la nobleza y formó parte de la corte de la emperatriz Akiko hasta 1013 y también era un buen literato. Además de estar emparentada de forma lejana con la familia Fujiwara, la más poderosa de Japón, Murasaki era nieta del importante poeta waka, Fujiwara no Kanesuke 藤原兼輔.

Los poemas waka son poemas japoneses que se crearon en el siglo VIII en contraposición de la poesía china. Se desarrolló con influencias de otras poesías, como la poesía occidental. La antología waka más antigua que ha sobrevivido es un registro histórico llamado Kojiki 古事記 y 20 volúmenes de otra antología llamada Man’yōshū 万葉集.

Murasaki trabajó para la hija de un gran cargo político, Fujiwara no Shōshi 藤原彰子, junto a una de las escritora de wakas más famosas, Izumi Shikibu 和泉式部. Gracias a su cercanía con el mundo de la nobleza y a las influencias que tenía de su padre y su abuelo, Murasaki pudo recibir una refinada educación y acercarse al mundo de la literatura muy pronto.

Entre los críticos que atribuyeron la obra a otros autores, destaca la observación de Yosano Akiko 与謝野 晶子 (1878 – 1942), la primera autora en hacer una traducción de Genji del japonés antiguo al japonés moderno. Según cuanto afirma la traductora, la obra no fue compuesta por Murasaki exclusivamente: a él se atribuyen los capítulos de 1 hasta el 33, pero los siguientes, de 34 a 54, fueron una contribución de su hija, Daini no Sanmi 大弐三位 (999 – 1082).

Imagen 2: Estatua de Murasaki Shikibu

La obra

Originalmente, esta obra no tenía título y ha sido publicada a lo largo del tiempo con muchos otros nombres, como El cuento de Murasaki 紫の物語, Genji 源氏, Gengo 源語, Hikaru Genji 光源氏… Sin embargo, está comúnmente y universalmente conocida como Genji Monogatari.

La novela está escrita en uno de los silabarios kana 仮名 , el hiragana 平仮名 que es el que empleaban las mujeres en la corte y consta de tres partes, con un total de 54 capítulos. El silabario kana proviene de la simplificación de caracteres más complejos de origen chino. Son letras que adaptan los kanji 漢字 -caracteres japoneses que se crearon para adaptar los caracteres chinos-, representando solo su sonido. Los kanji resultaban más complejos de entender, ya que no solo representan el sonido, sino que representan el significado en sí. Por ello, los kanji los solían usar los hombres como símbolo de superioridad intelectual. El silabario kana dio lugar al hiragana -que representa las palabras japonesas- y al katakana 片仮名 -que representa las palabras extranjeras-. 

En la primera parte, que va desde el capítulo 1 hasta el 41 y se puede considerar como una inmersión en las costumbres de la sociedad japonesa, se cuenta la historia del príncipe Hikaru Genji, haciendo mucho hincapié en su extensa vida amorosa. Este príncipe se ve apartado del trono cuando muere su padre y los enemigos toman el poder, por lo que se ve obligado a abandonar su hogar y a viajar de un lugar para otro mientras descubre cómo derrotar al usurpador. Entre tanto, se suceden un sinfín de historias amorosas con todo tipo de personajes, tanto mujeres como hombres, y el protagonista termina teniendo varios hijos de varias relaciones. Finalmente, consigue volver a su hogar, donde muere años después.

Hay que tener en cuenta que en el Japón de esta época no estaba mal visto que un hombre tuviera relaciones con varias mujeres. Podían estar casados y tener hijos con varias de ellas, pero vivían en la casa de la primera esposa.

La segunda parte, entre los capítulos 42 y 44, consiste en relatos cortos que pertenecen al periodo tras su muerte. Finalmente, la tercera parte, desde los capítulos desde el 45 al 54, se centra en los primeros años de la vida de su “hijo” Kaoru 源氏薫 y su nieto Niou y la rivalidad entre ambos por conquistar a las hijas de un príncipe. Finalmente, se descubre que Kaoru no es hijo de Genji, sino que es fruto de una violación que sufrió su tercera esposa. 

Imagen 3: Pintura de una escena de Genji Monogatari

El Genji Monogatari se considera la obra maestra de la literatura japonesa similar al Don Quijote de la Mancha de Miguel de Cervantes (1605) en España. También es considerada la primera novela del mundo en el sentido moderno, después de las novelas romanas Satiricón de Petronio (siglo I) y El asno de oro de Apuleyo (siglo II), y la greco-bizantina de Longo, Dafnis y Cloe (siglo II).

La profunda capacidad de observación de Murasaki la hizo reflejar con realismo todas las emociones propias del ser humano y su relato sobre el príncipe ficticio Hikaru Genji fue el camino para mostrar un retrato realista de su época, analizándola a la vez a través de descripciones psicológicas muy detalladas de los personajes.

Murasaki supo plasmar en su obra una sociedad en decadencia que había relegado a la mujer a un segundo plano y la había hecho más que dependiente de un mundo exclusivamente centrado en los hombres.

En uno de los capítulos, Niebla nocturna, la tristeza ante la condición de las mujeres está expresada en relación con la nostalgia que se siente ante el paso del tiempo: “¿Cómo podemos disfrutar de la prosperidad en la vida o disipar el tedio del efímero mundo cuando debemos ocultar al interior de nosotras mismas nuestro entendimiento de los asuntos que son profundamente conmovedores?”. En estas palabras pronunciadas por una de las amantes de Genji, se percibe la desilusión por no poder expresar la admiración ante la vida (que siempre empieza y acaba) y la tristeza por la fugacidad de las cosas.

Aunque este sentimiento impregna la obra en su totalidad, es en el capítulo 10, El Árbol Sagrado, donde este concepto se aprecia especialmente. Aquí se cuenta cómo el príncipe Genji acude a un santuario para reencontrarse con una amada que lo dejó. En este contexto, Genji se fija en el paisaje y la atmósfera otoñal y, conmovido, exclama: “Una despedida al amanecer siempre está empapada en rocío, pero triste es el cielo otoñal como nunca antes”. Aunque una despedida puede ser triste, el paso del tiempo y el cambio siempre generan más angustia y desencanto.

Este último concepto, que es conocido como Mono no Aware 物の哀れ, realmente se puede identificar como la clave para leer y comprender la novela entera. Como os explicamos en otro post, esta expresión indica el profundo sentimiento de melancolía ante el cambio y la finitud de las cosas y de la vida misma. Sin embargo, tiene también un lado positivo, ya que nos ayuda a admirar con ojos diferentes la belleza caduca de la naturaleza en todas sus expresiones y a apreciar cada momento en el paso del tiempo con más intensidad.

Imagen 4: Ilustración de Genji Monogatari

Esperamos que este post te haya gustado y que te anime a descubrir este clásico de la literatura japonesa. ¿Qué te parece esta historia?¿Ya la habías leído? ¡Esperamos tus reseñas! 

¡Compártelo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *