EL FESTIVAL DEL CRISANTEMO JAPONÉS

Hoy hablaremos de otra festividad que se celebra en Asia, concretamente en Japón, durante este mes de septiembre. En este caso hablaremos sobre el festival del Doble Nueve o festival del Crisantemo.

A pesar de recibir el nombre de festival del Crisantemo en Japón (Choyo no Sekku), es más comúnmente llamado y traducido literalmente como “festival del Doble Nueve”.

El origen de esta celebración es chino, siendo una festividad que se celebra en el gigante asiático desde antes de la dinastía Han Oriental (sobre el año 25 d.C.). Llega a Japón en el período Heian, pero no es hasta el período Edo cuando se consolida y se populariza. Por desgracia, pasada la Restauración Meiji este festival perdió fama, llegando a pasar casi desapercibido a día de hoy.

En sus orígenes, lo que esta fecha simbolizaba era la época de cambio entre el verano y el otoño, cuando los japoneses y japonesas cambiaban la ropa de verano por sus kimonos. Era común preparar arroz y comerlo acompañado de sake con pétalos de crisantemo.

Además, algunas personas también se atrevían a componer y recitar poemas cuyo tema principal solía ser la flor del crisantemo, que al fin y al cabo era el centro de este día.

Al igual que muchas celebraciones siguen el calendario lunar para su celebración, en Japón el festival del Crisantemo se basa en el calendario gregoriano para que caiga siempre en el nueve de septiembre. Es llevada a cabo tanto en santuarios sintoístas como en templos budistas.

Según el I Ching, uno de los Cinco Clásicos de Confucio, el nueve es un número perteneciente a la parte del yang. Este día, el nueve del noveno mes, es considerado por ello una fecha especialmente peligrosa y en cierto modo oscura.

Es por ello que para compensar, se tiene por costumbre subir a una montaña, beber vino de crisantemo y llevar contigo una planta llamada zhuyu, con el nombre científico de cornejo officinalis, para contar con protección ante cualquier peligro.

El motivo de que se usen en concreto estas dos plantas, el crisantemo y el zhuyu, es que existe la creencia popular de que ambas tienen cualidades de limpieza y se utilizan en los hogares de la gente para curar enfermedades y potenciar la buena energía de las casas.

Según la tradición, el crisantemo tiene además el poder de alejar a los malos espíritus y desde hace varios siglos esta flor de 16 pétalos es utilizada como emblema del país. Se utiliza como decoración bordada en muchas de las ropas, especialmente en los kimonos. También es utilizada para decorar espadas, estandartes y en algunas hojas de documentos oficiales del país.

Aunque fueron introducidos desde China, el mito dice que se materializaron a partir del collar de Izanagi, uno de los kami (dioses) de la creación de Japón. Allí, el cultivo de esta flor es todo un arte. Esta flor es tan importante que el trono Imperial de Japón es llamado comúnmente Trono del Crisantemo.

Como curiosidad, consta en documentos y escritos antiguos que durante la madrugada del nueve de septiembre las mujeres solían dejar bolitas de algodón sobre los pétalos de estas flores para que así absorbieran el rocío y a la vez obtuvieran los beneficios de sus pétalos. Más tarde, limpiarían los cuerpos con esos algodones, que supuestamente contienen propiedades que favorecen la longevidad y la juventud.

¿Te ha resultado interesante esta festividad? ¿Sabías todas las propiedades que se le atribuyen a esta maravillosa flor? Esperamos tus comentarios, ¡hasta la próxima!

¡Compártelo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *