INSTRUMENTOS TRADICIONALES COREANOS

La semana pasada vimos y aprendimos sobre instrumentos tradicionales japoneses y este mes viene cargadito con mucho contenido musical relacionado con el este asiático.

Son temas altamente relacionados entre sí, puesto que tanto la cultura musical coreana como la japonesa son adaptaciones cuyo tronco es la cultura musical china. Tienen muchas cosas en común, pero también tienen algunas diferencias.

Hoy conoceremos en profundidad los instrumentos tradicionales coreanos y podremos apreciar cuan similares y diferentes son de sus vecinos.

Al igual que en nuestra otra pequeña investigación, volveremos a dividirlos según su tipo, según sean instrumentos de cuerda, de viento o de percusión.

Instrumentos de cuerda

Gayageum

Empezando por los instrumentos de cuerda, hablaremos del más similar al koto japonés. Se trata del llamado gayageum. En cuanto a la historia de este instrumento, podemos destacar que fue creado en el pequeño reino de Gaya durante la era de los tres Reinos. Gaya era un cuarto reino tan diminuto que fue anexionado al reino de Silla, por lo que no todo el mundo conoce sobre él.

Su cuerpo está hecho de madera de paulonia. El gayageum original se compone de doce cuerdas, aunque también hay versiones de hasta veinticinco.

A la hora de tocarlo, en vez de apoyar el cuerpo del instrumento en el suelo, se coloca sobre el regazo. Se utilizan las dos manos para tocarlo, pues con la derecha se tira de las cuerdas mientras la izquierda, justo al extremo del instrumento, añade vibraciones y ajusta los tonos.

Hay dos tipos de gayageum: el pungryu y el sanjo (“en solitario”). Ambos comparten la característica de tener 10 cm de profundidad, pero el pungryu es el mayor con 160 cm de largo y 30 de ancho mientras que el sanjo es de 142 cm de largo y 23 cm de ancho.

Este instrumento tradicional tan querido es muy empleado en conciertos de artistas contemporáneos. Para que conozcas más sobre su sonoridad, entre todos los conciertos subidos en la red te recomendamos que le eches un vistazo a éste.

Haegeum

El siguiente instrumento de cuerda será el haegeum. Si tuviéramos que relacionarlo a algún instrumento ya conocido para nosotros, lo asociaríamos a un violín, ya que debe tocarse con un arco hecho de materiales especiales.

Su cuerpo está formado por madera hueca y solo tiene dos cuerdas de seda. Su versión sohaegeum, una variante moderna creada por los norcoreanos, tiene cuatro cuerdas. Concretamente, está hecho de oro, roca, hilo, bambú, calabaza, tierra, cuero y madera. Debe tocarse sujetado en vertical, estando sentado y así apoyándolo sobre la rodilla.

Es uno de los instrumentos más utilizados en la música tradicional coreana y, aunque no se conoce exactamente su origen, hay registros que localizan su presencia al menos desde el reino de Goryeo. Se tocaba sobretodo en la corte.

Yanggeum

El yanggeum, o seoyanggeum (“instrumento de cuerda del oeste”), es un dulcémele de cuerda percutida coreano.

Vale, quizás no sabes qué es un “dulcémele”. Es un tipo de instrumento que se basa en una caja de resonancia trapezoidal con múltiples ristras de cuerdas agrupadas en diferentes puentes y conectadas a un pedal.  

El yanggeum tiene cuerdas de metal, algo bastante atípico en los instrumentos tradicionales coreanos. Se percute con unos palos de bambú y con él se puede conseguir sonidos muy variados por la amplitud tonal que tiene.

Su origen se sitúa en el santur de Oriente Medio, pasando por otro tipo de dulcémele chino hasta llegar a la península coreana en el siglo XVIII.

Instrumentos de viento

Daegeum

Ahora entrando en la categoría de viento, aprenderemos sobre el daegeum. En vez de ser una flauta destinada a ser tocada verticalmente, es una flauta travesera, pero está también hecha de bambú. Mide aproximadamente 80 cm y es su membrana la que le da un encanto especial a la vibración en el sonido.

Su origen reside en el periodo de Silla unificada. Hay una leyenda folclórica sobre ello en la que se cuenta que el rey creó esta flauta con el bambú de una isla misteriosa, pues el dragón que habitaba en esta le dijo que con ello podría traer paz de nuevo a su nación.

Danso

El danso (o tanso) es una flauta de bambú que se toca en vertical y que puede resultar curiosa por la muesca coreana en la punta.

Antiguamente se hacían de bambú aunque actualmente las más vistas son de plástico, que son las que se usan de práctica. Las artesanales de madera lucen muy bien en los escenarios en conciertos en solitario de música popular coreana. Tiene cinco agujeros, uno de ellos para el pulgar (ya sabéis, como las flautas occidentales), y parece algo corta en comparación a otras.

Resulta ser una derivación del xiao chino, y se suele ver en las escuelas bastante al igual que aquí los niños usan flautas dulces en clase de música.

El “dan” en el nombre del instrumento significa “corto”, y es que hay otra flauta de bambú más larga llamada tungso, que es la que podemos ver en la imagen de abajo.

Saenghwang

El saenghwang se trata de un instrumento muy curioso, parecido a un mini-órgano.

Consiste en una base (normalmente metálica) con forma de cucharón que sostiene un montón de tubitos de bambú, diecisiete en total. Antiguamente se hacía no con madera, sino con piel de calabaza.

El sonido proviene de las lengüetas pequeñas de la parte inferior de los tubos al soplar o aspirar. Por su forma, es el único instrumento coreano en el que se pueden tocar acordes.

Tiene su origen en la “flauta” sheng china, que tiene unos 3500 años de antigüedad. En el período de los Tres Reinos (siglos V – VI) llegaría este instrumento a la península, y haría juego con el danso en diferentes ceremonias y rituales hasta mediados de la era Joseon.

Instrumentos de percusión

Janggu

En cuanto a la percusión, el tambor más destacable sería el janggu. Tiene forma de reloj de arena, con una membrana de diferente medida a cada lado, produciendo una de ellas un sonido más grave y la otra uno más agudo.

La madera de la que está formado es, al igual que otros instrumentos asiáticos, de paulonia. La tela de los extremos es piel, pero al resultar demasiado caro se ha empezado a construir con pieles sintéticas también. No tiene una medida exacta, varía entre los 45 y 55 cm de alto y 25 y 35 cm de ancho.

Puede ser tocado tanto con las manos como con baquetas de bambú (que son las más comunes) o de madera. La decisión de con qué y cómo se toca depende del tipo de sonido que se quiera dar con él.

Además, tampoco hay una posición concreta, puede tocarse tanto de pie o sentado de piernas cruzadas en el suelo. De nuevo, esto va al hilo del estilo de música. Los dos estilos en los que se puede tocar el janggu son el sanjo y el nongak.

Pyeongjong

Seguimos con el pyeongjong, otro instrumento también de procedencia china que visualmente puede que te sorprenda un poco

Pues sí, es un conjunto de campanas de bronce colgadas en filas que emiten diferentes tonos. Como es obvio, se tocan con un mazo, y se corresponden con la música de la corte. De hecho, se siguen usando en algunos ritos y ceremonias coreanas.

La madre de este instrumento es el bianzhong chino, que tiene una forma casi idéntica a diferencia de los diseños grabados y a veces los materiales de las campanas. Este tipo de instrumento tiene una antigüedad de miles de años, pero el instrumento en sí ha conservado su estructura sin apenas cambios en el tiempo.  

Existe un instrumento que se podría considerar una variante del pyeongjong, que es el pyeongyeong. Casi casi lo mismo, pero este último es un litófono, un instrumento que consiste en la percusión de placas o formas de piedra, como el xilófono. Es curiosísimo que conserve una estructura tan similar al pyeongjong, con unos marcos de madera tan parecidos y agrupados de la misma manera.

¿Conocías alguno de estos instrumentos? ¿Encuentras más similitudes o diferencias con los japoneses? ¿Te gustaría conocer la versión original china de todos los instrumentos mencionados tanto en este artículo como en el de Japón?

Nos despedimos con este bonito cover con muchas ganas de seguir descubriéndote más sobre música asiática. ¡Nos vemos!

¡Compártelo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *