Relaciones amorosas en Japón

relación amor 1

Seguro que alguna vez ya te has preguntado cómo se relaciona una sociedad tan metódica y ceremonial como la japonesa. No hay duda de que el trato y las relaciones entre japoneses son muy distintas con relación a las occidentales. Por supuesto, no podemos generalizar, pero podemos hablar de contrastes que reflejan las diferencias culturales les destacan cuando el tema es el amor.

Cada cultura tiene sus propias características en lo que toca las relaciones íntimas. A la vez que Japón se caracteriza por su apertura en cuanto al sexo y la sexualidad, es curioso observar que algunas tradiciones siguen fuertes, como es el caso de los matrimonios arreglados, llamados Omiai, por ejemplo.

Las citas japonesas

relación amor 2

La mayoría de los japoneses empiezan a salir con alguien en la universidad, con la llegada de la edad adulta, y el ligoteo es mucho más discreto que en España, ya que son un pueblo naturalmente más recatado. Si ves a animes y películas niponas, notarás que los personajes no son muy ingeniosos a la hora seducir y que el primer beso, por ejemplo, tarda una eternidad en producirse.

El contacto visual, conocido como shisen o awasu, no es común en Japón. Para ellos, mirar fijamente a una persona en los ojos puede ser muy grosero e incómodo. Igualmente, conviene ser sutil y no ir directo al grano en un flirteo japonés. Hay que abusar de indirectas y señales. No es una negociación, se trata de despertar los sentidos. Así, es muy común que ese intercambio de señales no siempre funcione, lo que acaba por romper muchos corazones antes mismo de que se llegue a un romance.

Los japoneses son muy puntuales y llegar tarde para una cita está muy mal visto. No honrar el horario establecido es lo mismo que menospreciar el tiempo de vida del otro, y si es la primera cita o la relación está empezando, puede ser su fin.

La mayoría de las parejas japonesas empiezan con una amistad que tarda años en desarrollarse hasta convertirse en una relación romántica. Aun así, los amores platónicos tampoco son entre amigos son muy comunes, eso porque les cuesta mucho expresar los sentimientos y tomar la iniciativa. Normalmente, los hombres japoneses esperan momentos específicos para declarar su amor, como el fin del año escolar, San Valentín, El Día Blanco o incluso en Navidad, que en Japón es el día de los enamorados.

Otra curiosidad es que, cuando empiezan a salir, los japoneses no suelen quedar solos, sino con grupos de amigos. También es muy raro presenciar demostraciones de afecto, como besos y abrazos. En las grandes ciudades como Tokio o Yokohama, puede que se vea alguna demostración de amor en lugares públicos, pero en el interior las evitan.

Cuando la relación entra se consolida, la pareja anuncia su amor a amigos y familiares. Es la hora de que las familias se conozcan. En la primera cita en familia es muy común que se lleven pequeños detalles para agradar a los seres queridos de la pareja.

A los occidentales nos puede parecer falta de interés, timidez o incluso frialdad, pero parece que flirtear es todavía un tabú en Japón. Pese a que mucho de ello ha cambiado en el último siglo, la sociedad nipona todavía encuentra algo de dificultad en expresar sus sentimientos, eso por su cultura del extremo respeto al prójimo.

La tecnología y el amor

relación amor 5

Todos sabemos que los japoneses aplican la tecnología a todo, y con el amor no es distinto. La mensajería instantánea, los correos electrónicos, las páginas y aplicaciones de citas vienen ayudando cada vez más a superar el límite de la timidez y a formar nuevas parejas.

Cuando una pareja japonesa se conoce, debe haber un interés mutuo y pueden pasar semanas intercambiando mensajes, hasta que uno de ellos decide invitar al otro a una cita en persona. La cita es muy planificada y se limita a lugares públicos como parques, restaurantes o bares.

En Japón existen muchos servicios que se dedican a formar parejas. Uno de ellos se llama Gōkon, una especie de ‘grupo de citas’. Las parejas que se conocen a través del grupo organizan quedadas en bares o restaurante. A esas quedadas, cada uno lleva amigos del mismo sexo. Algo que nos puede parecer raro, ya que en occidente la primera cita debe ser a solas. Pero los jóvenes japoneses se sienten más cómodos de esa manera, como si fuera una quedada entre amigos.

relación amor 3

Durante la cita, las chicas y chicos hablan de todo y, cuando hay interés, intercambian correos electrónicos o el número del móvil. Algunos, más ortodoxos, prefieren pedir primero el número del teléfono y empezar la conversación a través de mensajes de texto allí mismo.

Los hombres y las mujeres japonesas

Los hombres japoneses suelen ser muy tímidos y conservadores y evitan las demostraciones públicas de afecto. Por otro lado, las japonesas son más receptivas, lo que explica su gusto especial por hombres extranjeros, que suelen sorprender por ser más caballerosos, desinhibidos y cariñosos.

Como la mayoría de los japoneses viven con sus padres hasta casarse, muchas parejas tienen sus momentos íntimos en pequeños hoteles llamados rabu hoteru.

relación amor 4

Hablar de citas y relaciones amorosas en Japón puede ser bastante complejo al ser su cultura muy distinta a la occidental, lo que conlleva en miles de analogías que al final pueden o no ser ciertas. ¡Si tienes interés en conocer a una persona japonesa, lo mejor que puedes hacer es aprender el idioma y un poco de sus costumbres para que el cupido pueda hacer mejor su trabajo!

¡Compártelo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *