COMIDA CALLEJERA EN JAPÓN

Después del anterior post sobre la comida callejera en Corea del Sur quizás te has quedado con ganas de saber más sobre lo que se come en las calles de estos países de Asia Oriental. Hoy nos atrevemos a adentrarnos a la reina del baile: Japón. Veremos diferentes platos tradicionales y no tan tradicionales que se pueden comprar fácilmente en los puestos de comida japoneses.

En japonés se le llama yattai a todas esas comidas pequeñas que se suelen comer en plena calle a cualquier hora dando un paseo o charlando con tus amigos en una terraza, como los famosos takoyaki. Los yattai además de ser baratos están riquísimos y hay muchos tipos distintos según la estación del año. Por ejemplo, en invierno podemos encontrarnos con yakiimo, mientras que en verano con kakigori.

Bueno, ya te está rugiendo la barriga, ¿verdad? Pues vamos ahora al lío con la comida más sabrosa de las calles de Japón (mientras tanto no seas masoquista y ponte a picar algo).

Yakisoba: Estos pequeños botes que compramos en los supermercados de fideos instantáneos no tienen nada que ver con lo que podemos encontrarnos en Japón. Es el yattai más estándar, por decirlo así. Es una comida tan fácil de hacer y de llevar que sigue triunfando en todo tipo de ambientes, tanto en la vida diaria como en los festivales. Están hechos con fideos de trigo, cerdo, cebolla y otras verduras que se fríen en una plancha y se rematan luego con muchos tipos de encurtidos y de salsas. El sabor en cualquier caso es maravilloso.

Imagawayaki: Es una golosina que viene de Tokio que se hace con huevo, harina, azúcar y agua. Se hornea en moldes en forma de disco con un relleno de chocolate o de frijoles rojos (anko), aunque hay de muchos más sabores. Tiene una textura muy esponjosa y son muy adictivos, sobretodo los de anko (lo digo por experiencia propia).

Ikayaki: Consiste en un montón de calamares frescos en pinchitos asados a la parrilla y servidos con mucha salsa de soja y una rodaja de limón. Tan simple que es, y los japoneses han dominado la técnica a la perfección para cocinarlos y que queden con la textura perfecta y se sirvan muy rápido en su punto.

Yakiimo: El yakiimo consiste en un tipo de patata dulce que se llama satsuma-imo, se cocinan envolviéndolas en papel y directamente al horno. Son simples de hacer, como aquí las batatas, pero con una textura única. Se puede comer sin ningún problema mordiendo la piel como si fuese un bocadillo, o con una cucharilla rebañando todo. La textura es suave y esponjosa el sabor es muy dulce. Sacia muy bien el apetito. Es una comida que apetece comer en invierno, puesto que se sirve muy calentito.

Kakigori: Si antes hemos visto un plato para el invierno, ahora vamos con uno refrescante para el veranito. Es un helado muy simple hecho con hielo (preparado con un molino especial) y siropes de infinidad de sabores, ya sean de fresa y leche condensada para los niños o de té matcha y azuki (pasta de judías dulces) para los mayores. Si realmente quieres experimentar la cultura japonesa, prueba a comer kakigori mientras vistes un yukata bajo los fuegos artificiales durante el festival japonés de verano.

Gyoza: Estas empanadillas vienen de China, pero son tan populares en Japón que merecen un hueco en nuestra lista. El relleno típico de las gyoza consiste en carne de cerdo molida, cebolleta nira, cebolla verde, col, jengibre, ajo, salsa de soja y aceite de sésamo, pero algunos puestos dedicados específicamente a las gyoza ofrecen una amplia variedad de rellenos para degustarse y fliparlo en colores.

Hasta ahora hemos hablado de platos que están más o menos generalizados en todo el archipiélago japonés. A partir de aquí vamos a especificar un poco más las comidas más emblemáticas de las calles de Tokio. Muchas de ellas se encuentran en más lugares del país pero son especialmente típicas en la capital.

Onigiri: Es el primo mayor del sushi. Tiene forma triangular y viene con muchos rellenos. Se come muy a menudo en las calles ya que es muy barato y fácil de hacer, y son muy ligeritos para el estómago. Vamos, que si vas con prisas pero te entra la gula del viajero puedes ir de puesto en puesto probando todo tipo de onigiris.

Tamagoyaki: Se trata de un tipo de “tortilla” dulce, esponjosa y muy jugosa que se hace con capas de huevo hechas a la parrilla. Se sirve también en palitos y está de muerte. Es muy buen plato para empezar a degustar las comidas callejeras de Tokio.

Ningyo-yaki: Son pequeños pastelitos que se hacen con moldes para crear figuras de todo tipo. Estéticamente son muy muy kawaii y están muy sabrosos. De relleno pueden tener anko, chocolate o natillas. ¡Seguro que venden también de forma de pokémon y te entran ganas de hacerte con todos! (O simplemente te los gozas y ya está). Son típicos de las zonas alrededor del templo Sensoii, en Asakusa.

Dango de Mitarashi Dango: Estas doradas bolitas hechas de harina de arroz se hacen asadas sobre carbón de leña y luego se sirven en brochetas de bambú con una capa de glaseado de salsa de soja que las deja con un aspecto majestuoso y con un sabor muy equilibrado entre dulce y salado. El Mitarashi Dango es uno de los mejores restaurantes baratos en Tokio, así que que no se te pase echarles un ojo a estos dango. Éste y en general todos los dango son tipiquísimos de los festivales (como el Matsuri de verano) y de puestecitos situados en la parte de fuera de muchos templos.

Anpan: Es un bollito dulce y suave con rellenos muy variados según la estación del año. Aunque tradicionalmente tienen relleno de anko, en la época de la flor del cerezo están rellenos de sakura y en otoño de castañas. ¡Son hiperadictivos!

Tempura: Está hecha de todo tipo de verduras o mariscos rebozados. En Tokio hay una variedad enorme de tipos de tempura, a cada cual más rica y crujiente. No hay mucho más que decir, hay que echarles un ojo (más bien la lengua).

Continuamos con una lista de platos más tradicionales de los mercados de Osaka. Las joyas gastronómicas de esta ciudad no te las puedes perder en tu viaje a Japón.

Takoyaki: Este tipo de yattai que viene de Osaka lo habrás visto un montón en tus animes favoritos. Son los pulmones de Osaka a nivel gastronómico (o en algunos sitios un riñón). ¡Sólo en esta ciudad hay más de 650 puestos de takoyaki!. Los takoyaki son bolitas fritas rellenas con pequeños trozos de pulpo, tenkasu (restos de tempura), jengibre en escabeche y cebolla. Tienen un aspecto muy dorado y jugoso, y los cocinan delante de ti. En algunos lugares como éste hasta puedes hacértelos tú mismo. ¡Ten cuidado! Si vas con prisas puedes quemarte la lengua muy fácilmente.

Okonomiyaki: Son pasteles también originarios de Osaka. Tiene una masa base similar a la de takoyaki, pero se cocina en una plancha agregando carne, pescado y repollo rallado. Después se empapan con mayonesa y salsas de muchos tipos. Como en muchos casos en la cocina japonesa, puedes ver cómo lo cocinan delante de ti. Estás riquísimos.

Yakitori: Los yakitori son pinchitos de pollo a la parrilla con verduras y muchas veces también con tara (salsa de soya para asar), shio (sal), wasabi, umeboshi (pasta de ciruela en vinagre) y karashi (mostaza japonesa). También pueden hacerse con carne de cerdo, pero los más comunes son los de pollo. Es muy normal ver a trabajadores volviendo a casa con uno de estos en sus manos. Están de rechupete. Los presentamos en la parte de Osaka porque en los restaurantes izakaya de aquí están especialmente buenos y son muy típicos.

También queremos dejarte un enlace para aprender a hacer ningyo-yaki de manera muy sencilla con cualquier molde que te guste. Clickea aquí si te interesa.

Si nos pusiésemos a hablar de comida japonesa, sólo los tipos de takoyaki dan para hacer una saga de libros de cocina. La cocina de Japón es tan extensa y variada que podrías estar años allí sin parar de descubrir nuevos platos. ¿No es emocionante?

Esperamos que este post os haya servido para conocer algunos nuevos platos japoneses que no conocíais y que os haya despertado más la curiosidad por este maravilloso país. Nos volveremos a ver pronto con un nuevo post que te dejará con la boca abierta.

¡Compártelo!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *